YA SE VEÍA VENIR

A 15 años del “gol del milagro” la historia nuevamente se repetía, el mismo día, en el mismo lugar y a la misma hora, aunque en ésta ocasión no hay descenso, sólo una jugosa multa por pagar.

En medio de la pandemia por COVID-19, el coloso de Valle Dorado reabrió sus puertas por segunda ocasión en la temporada, para que la gente pudiera alentar a su equipo quien en ésta ocasión peleaba por ahorrarse 50 millones de pesos.

Con más de 5 mil aficionados en las tribunas, en punto de las 21 horas el encuentro dio inicio, el conjunto Potosino salía con Juan David Castro, Ramiro González, Pablo Barrera, Nicolás Ibáñez, Damián Batallini, Axel Werner, Rodrigo Noya, Javier Güemez, Camilo Mayada, Luis Ramírez y David Rodríguez, todos ellos dirigidos por Leonel Rocco quien vigilaba el arranque del encuentro desde la banca.

El Alfonso Lastras no tuvo que esperar mucho para que una parte de los aficionados pudiera gritar un gol de su equipo, ya que al minuto y medio de juego, apareció Carlos de la Rosa para abrir el marcador, darle la ventaja mínima a los de Pachuca y silenciar completamente el Estadio.

Al minuto 21 nuevamente le ganaban la carrera a Luis Ramírez, para que por segunda ocasión apareciera De la Rosa y pusiera el segundo para la escuadra de la Bella Airosa, a raíz de ésto el estratega Potosino comenzó a mover sus piezas, reemplazando a Luis Ramírez por Ricardo Chávez.

Pero parecía que no todo estaba perdido, al minuto 26 aparecería Ramiro González para marcar de cabeza y acercar a la escuadra Potosina en el marcador, la afición nuevamente metida en el partido, apoyando al equipo en todo momento y es que no era para menos, se les veía otra cara tras el gol.

Lamentablemente, al minuto 58 se acabarían todas las esperanzas por parte de la afición Potosina de salvarse de esta fatídica multa, al minuto 58 Erick Sánchez ponía un clavo más al ataúd del Atlético de San Luis, pero no sería el último, ya que al minuto 61 nuevamente Erick Sánchez impondría condiciones contra una escuadra Potosina completamente perdida.

Para finalizar una gran noche Tuza y una desastrosa y triste noche Potosina, Romario Ibarra ponía la cereza en el pastel, el quinto gol Tuzo el cual los metía al repechaje en busca de un lugar en la próxima liguilla, pero los Tuzos querían más, nuevamente Romario se hacía presente para marcar el 6to gol, el cual para fortuna de los Potosinos y para pesar de los de Pachuca, sería invalidado tras una revisión en el VAR.

Así terminó una desastrosa noche para el fútbol Potosino, los rostros de los aficionados que se quedaron hasta el final del encuentro lo decían absolutamente todo, y es que los recuerdos de aquella noche en la que el conjunto comandado por Raúl Arias salvaba la categoría al minuto 94, no se comparan en nada con la noche que vivieron el día de ayer.

La noche del 29 de Abril pero ahora del 2021, quedará en las mentes de los aficionados, pero no por ser una noche de gloria, sino todo lo contrario, y es que aunque no hay descenso, esa dichosa multa de 120 millones se siente como un descenso más, sumado a los que ha vivido la Afición Potosina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.